Receta de carpaccio condimentado con pesto de pistachos

Si no tenéis pistachos, podéis hacer el pesto con piñones, con nueces, o con cualquier fruto seco que os agrade. En cuanto a las hojas, lo usual es albahaca pero también salen muy buenos los pestos hechos con rúcula, perejil o espinacas, por lo que se abre un mundo lleno de posibilidades.

  • Solomillo (ternera o buey) 200 g
  • Alcaparras una cucharada sopera
  • Queso Parmesano en lascas o taquitos 50 g
  • Pimienta negra molida
  • Pistachos para el pesto 50
  • Aceite de oliva virgen extra para el pesto 25 ml
  • Albahaca para el pesto
  • Queso Parmesano para el pesto 25 g

Como cunde bastante, con un medallón de solomillo tendremos bastante. Envolvemos el filete en film plástico de cocina y lo congelamos durante 1 hora y media. Así conseguimos que la carne sea más fácil de manejar para cortar bien en rodajas bien finas.

Con un cortafiambres o con un cuchillo bien afilado cortamos filetitos lo más finos que podamos, distribuyéndolos en un plato. Añadimos pimienta negra, unas escamas de parmesano y unas diez o doce alcaparras.

En el vaso de la batidora ponemos la albahaca  los pistachos, el queso rallado y el aceite de oliva, triturando hasta obtener una especie de pasta. Si no tenéis pistachos podéis hacer esta receta con nueces, por ejemplo.

Servimos dos o tres cucharaditas de pesto sobre la carne colocada en el plato y llevamos el resto a la mesa en una salsera aparte, para que cada cual se condimente a su gusto el carpaccio.

Esta receta de carpaccio condimentado con pesto de pistachos es excelente para comenzar una cena. Si acompañáis el carpaccio con un buen pan y una copita de vino, seguro que los contrastes de sabor no se te olvidarán en una buena temporada.

Receta de Directo al Paladar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *